Plata, plata, plata!

Ese sol es vino como es sol la viña y la uva y luego el tinto que compramos y bebemos.
Eso que para los cristianos será sangre de Cristo fue primero, en el espléndido mundo pagano, rayos de sol, luz, fuego.

Octavio Armand



El antiguo trueque fue malentendido, oro por espejo pudo haber sido la victoria final contra la dominación, el oro plata construye la Historia, catedrales y torres  de fácil combustión, el espejo duplica, transforma, inventa un espacio y un tiempo para hacer posible otra vida, espejo como zona Stalker y zanja de Alsina, bache del pavimento o laguna mental donde nos perdemos y confundimos de bando, el enemigo ya no es posible, el dinero no es posible, el espejo es la plata, plata, plata así como se escuchó un arte, arte, arte, el arte es dinero, el espejo zanja es plata elevada lo transplatino, la zanja zona es el barro de la Sirena de río, poesía del barro nuevo donde germina la enredadera de plata, la liana del Santo que es otro en su reflejo. Ganó el indio en la transacción y vislumbró la felicidad oriental de la arena fundida, se vio en el espejo y reconoció su contagio, la infinita posiblidad del estar así nomás, tranquilo, haciendo sin trabajar, viviendo a sus anchas. La felicidad tuvo un impuesto y al no aceptar de vuelta los espejos por oro se lo encarceló. Nunca entendieron el valor del espejo plata, la apariencia donde el otro es igual.




Costanera de Ale Leal


Presentamos Costanera, la publicación de Ale Leal en Agatha Costure/Belleza Fiorito





Fotos de la publicación de Ale Leal
Ver más en el facebook


           


Viva la libertad!
Por Elina Aguirre
Hace tiempo me topé con una foto, en realidad con unas cuantas, pero en una aparecía la palabra “libertad”. Me detuve porque tenía en mente la preocupación por un texto que debía escribir sobre la palabra “libre”. En la foto, unos pibes, mejor dicho, unos muchachos sostienen carteles que dicen “viva la libertad!” Me quedé pensando. ¿Qué querrán decir? ¿“Viva (usted) la libertad”?, sería una paradoja exigirle a alguien que sea libre. ¿O querrán decir que la libertad está viva? ¿O será una celebración? Viva, viva, viva la libertad! Aunque en la foto no están tan contentos, o por lo menos no especialmente sonrientes. Evidentemente no se parece a uno de esos posters de los noventas. Para nada. Podría ser una celebración, sí.
Quizá para entender mejor fui inmediatamente a las otras fotos. En todas se ve a cada uno de estos muchachos en distintas situaciones, cada uno por separado en una foto distinta: cerca del mar con una especie de caña como enganchando a alguien que se está por lanzar; en una montaña nevada oteando el paisaje; en la calle al lado de un auto; navegando en un velero… Pero los muchachos en verdad no están en esos lugares (bueno, pondría entre comillas este “no están”). El truco es que la imagen de estos paisajes es proyectada sobre una pared, y la foto toma a un muchacho delante de la proyección haciendo como si estuviera ahí (pero como decía Walt Whitman en una poesía escrita para un lector del futuro: “no tengas demasiada seguridad de que no estoy contigo”[1]). El efecto, conmovedor, de la foto (como el de la poesía), el efecto de estos auténticos dispositivos, es que ese muchacho está ahí (como Whitman está a nuestro lado mientras leemos su poema). El efecto se produce en el que ve o lee y en el que realiza la imagen o la poesía, al mismo tiempo (de un tiempo sin tiempo).


Estos muchachos están presos[2]. Pero sin embargo pareciera que la libertad, allí, entre ellos, que son fotógrafos, productores de imágenes, de metáforas (¿las metáforas no son acaso la libertad de las palabras?), está viva. Viva la libertad! Allí la libertad es una operación, un efecto, un dispositivo, una relación, una metáfora, pero también es algo que vive sólo si hay creación. 
Esos muchachos se dan cita en un mismo lugar, en condiciones de encierro, un mismo día, cada semana, a la misma hora, para hacer más o menos lo mismo, a un cierto ritmo, y ahí abren una raja en el espacio, un abismo en el concreto, que conecta a dos en un mismo instante creando un efecto libertad. Uno que está supuestamente en libertad, digo, que no está preso, mira esas fotos y es tocado por ese efecto libertad. Como Whitman, nos buscamos… nos buscamos en otro sitio del que nos toca vivir.  

    


[1] Me alegra que haya aparecido así, mientras escribía, esta relación entre las fotos y la poesía de Walt Whitman. La poesía de Whitman es maravillosa, nunca la había asociado con la palabra libertad. Acá va completa:
Lleno de vida, hoy, compacto, visible,/Yo, de cuarenta años de edad, el año ochenta y tres de los Estados,/ A ti, dentro de un siglo o de muchos siglos,/A ti, que no has nacido, te busco./Estás leyéndome. Ahora el invisible soy yo,/Ahora eres tú, compacto, visible, el que intuye los versos y el que me busca,/Pensando lo feliz que sería si yo pudiera ser tu compañero./Sé feliz como si yo estuviera contigo. (No tengas demasiada seguridad de que no estoy contigo).
[2] Y además forman parte del proyecto de Foto Crazy que se desarrolla en la Unidad Penitenciaria 11, ubicada en Piñero, Provincia de Santa Fe.